Custom Search

Cuento y cuento para exportar

(...) Los cachetes estaban adoloridos de tanto sonreiír y las palmas enrojecidas por los aplausos incansables, pero falto un nombre para que ese efecto se multiplicara: El Diablo, un cuentero que se robó el corazón Guaro.

José Miguel Aguilar (ZONA LIBRE)